Sopela, día del txistu: 2 versiones

Kategoria gurasoa: Sopela Kategoria: Kultura Noiz sortua: Igandea, 17 Martxoa 2019 Argitaratua: Igandea, 17 Martxoa 2019

Txistu Sopela 1Txistu Sopela 2

Este fin de semana, el sábado 16, se ha celebrado en Sopela el día del txistu. Esta celebración ha “abierto” un debate sobre la historia del txistu en nuestro municipio y Sopela.net recoge las dos versiones:

1.- Artículo publicado en El Correo el 13 de marzo y firmado por Txema Izagirre

Sopela capital del txistu

El Txistu Eguna no recala por casualidad en Sopela el 16 de marzo. La Euskal Herriko Txistulari Elkartea organizará esa cita tan especial junto a la agrupación local Barinatxe Taldea, que en abril cumplirá 20 años de existencia. Se calcula que se juntarán un centenar de instrumentistas de todas las provincias vascas, en un acto muy especial que arrancará con una kalejira desde la iglesia hasta el Aula de Kurtzio, a las 9.30 horas…

2.- Hoja informativa repartida en Sopela y firmada por Sopelako “betiko” txistulariak

La verdad sobre el txistu en Sopela

En relación con el artículo aparecido en El Correo el pasado miércoles día 13, bajo el título “Sopela capital delTxistu”, en el que se publicaban una serie de declaraciones inexactas que ponían en tela de juicio el esfuerzo y la labor que durante muchas décadas txistularis de este pueblo han realizado para mantener, difundir y mejorar el txistu tanto en Sopela como en muchos otros lugares de Euskadi y de fuera de Euskadi, queremos informar de la verdad de lo sucedido con el txistu en Sopela.

Para leer los artículos al completo pulsar:

Sopela, capital del txistu (El Correo)

El grupo Barinatxe Taldea fue creado en 1999 en Sopela para mantener el txistu en la localidad.

Músicos de toda Euskadi reconocerán el sábado la labor realizada por Barinatxe Taldea para mantener este instrumento.

El Txistu Eguna no recala por casualidad en Sopela el 16 de marzo. La Euskal Herriko Txistulari Elkartea organizará esa cita tan especial junto a la agrupación local Barinatxe Taldea, que en abril cumplirá 20 años de existencia. Se calcula que se juntarán un centenar de instrumentistas de todas las provincias vascas, en un acto muy especial que arrancará con una kalejira desde la iglesia hasta el Aula de Kurtzio, a las 9.30 horas.

Hace dos décadas que en el municipio costero se apagó el sonido de esta flauta tradicional, todo un símbolo de la música folclórica vasca. Entonces Maitane Aurrekoetxea tomó la iniciativa para reunir a los amantes de este instrumento e insuflarle vida en Sopela. «Había un grupo de txistularis, pero no funcionaba», recuerda. Fundó la asociación Barinatxe en 1999. Desde entonces esta mujer es la presidenta.

Y a partir de ahí, se puso al frente de la comitiva. Mujer vital y muy activa, arrancó con una aventura que ha conseguido relanzar a los amantes de este instrumento en el pueblo. Actualmente Barinatxe consta de 31 miembros y goza de buena salud. Son los primeros de la fiesta, los más madrugadores. Salen a primera hora a recorrer y animar las calles para recordar que es día de celebración.

Barinatxe participa en todo tipo de actividades que organiza el Ayuntamiento de Sopela, así como en las fiestas, conciertos y manifestaciones musicales en las que es requerida. Les conocen y les llaman de muchos más sitios. Estuvieron en los premios Sabin Etxea, en el teatro Arriaga; en el décimo aniversario de la banda de txistularis de Bilbao y han actuado hasta en el Palacio Euskalduna.

Pero la guinda es el Txistu Eguna, para cuya organización contarán con el apoyo de la Música Eskola y el Ayuntamiento locales. «Es maravilloso que el Txistu Eguna sea en Sopela. Entre otras cosas, es bueno porque demuestra que el mundo del txistu funciona y está vivo», destaca Aurrekoetxea, que no puede ocultar su satisfacción porque el pueblo sea el sábado punto de encuentro de txistularis de muchas localidades vascas. La cita incluye asamblea de la asociación, pasacalles, recibimiento en el Ayuntamiento, concierto y comida de hermandad.

La verdad sobre el txistu en Sopela (Hoja informativa repartida en Sopela)

En relación con el artículo aparecido en El Correo el pasado miércoles día 13, bajo el título “Sopela capital delTxistu”, en el que se publicaban una serie de declaraciones inexactas que ponían en tela de juicio el esfuerzo y la labor que durante muchas décadas txistularis de este pueblo han realizado para mantener, difundir y mejorar el txistu tanto en Sopela como en muchos otros lugares de Euskadi y de fuera de Euskadi, queremos informar de la verdad de lo sucedido con el txistu en Sopela.

Como txistularis de Sopela, algunos desde hace más de 45 años, desmentimos públicamente lo que se afirma sobre: “que hace 2 decadas el sonido del txistu se apagó en Sopela, señalándose como causa de ello a: “que había un grupo de txistularis, pero no funcionaba”.

Ese grupo de txistularis que, generación tras generación, desde hace más de 50 años, se esforzaron y sacrificaron por salvaguardar el futuro del txistu en nuestro pueblo, sembrando en algunos de nosotros, (que entonces no tendríamos más de 4 o 5 años), una afición que fue creciendo dá a día cuando acudíamos como “admirados espectadores” al frontón municipal a ver los ensayos del grupo de dantza Alkartasuna de Sopela, y escuchábamos las melodías que tocaban sus txistularis (los maestros de todos los que les hemos seguido).

La realidad del txistu en Sopela no es precisamente la que se menciona en el artículo, porque, y lo decimos con información de primera mano (no de oído) pues hemos sido sus protagonistas directos, el Grupo de Txistularis que había en Sopela sí que funcionaba. Y además funcionaba por encima de las diferencias ideológicas y de opinión que personalmente pudieran tener sus integrantes. El único objetivo del grupo era tocar el txistu, difundirlo y hacerlo oir por el pueblo durante todo el año y en cualquier ocasión.

Fue ese grupo de txistularis que funcionaba de tal manera, que son y fueron ellos los que divulgaron y enseñaron el txistu atxistularis de algunos de los pueblos de alrededor, los que desde siempre han partaicipado activamente en conocidas agrupaciones de la comarca (como la Merindad de Uribe, incluso en calidad de solistas), en grupos de danzas de Sopela y de los alrededores, en agrupaciones corales, en fiestas, romerías y colaborando con agrupaciones culturales y/o sociales que organizaban eventos en Sopela, en la comarca, o en cualquier lugar de Euskal Herria, e incluso en resto del estado o en otros países.

Tampoco es cierto que el sonido del txistu en Sopela se apagara hace dos décadas, porque aquel grupo de txistularis de Sopela seguimos activos todavía. Otra cosa distinta es que estemos activos donde nos requieren, nos aprecian y nos respetan. Circustancias estas que dejaron de darse en Sopela cuando, pasamos a ser un estorbo para los intereses de unos cuantos, entre ellos el entonces concejal de cultura del Ayuntamiento de Sopela  (y posteriormente alcalde), que puso en práctica con los txistularis, (como también lo hizo con otros grupos culturales del municipio), sus peculiares habilidades de “acoso y derribo”.

Lo que verdaderamente sucedió fue que, como los txistularis no sucumbimos a sus pretensiones, fuimos apartados de todas las actividades culturales que dependían de las directrices de este concejal, que prefería contratar gente de otros lugares, o incluso suspender los actos que eran tradicionales, antes de contar con nosotros. Todo con tal de quitarnos de “en medio” y dejar “huecos vacíos” para llenarlos como pretendía, tal y como se ha visto.

Ante esa situación de “veto” a la que fuimos  sometidos, optamos por no entrar a su juego y seguir unidos y activos en el mundo del txistu a través de todo el resto de actividades que desarrollábamos además de las de Sopela. Aquí nadie ha “insuflado vida al txistu”, porque gozaba de una muy buena salud, más bien algunos se dedicaron a “dinamitar” lo existente para luego justificar  una “salvación con sus paracaidistas”, que ahora ya están debidamente retribuidos, como se pretendía.

Esta es la verdadera historia que sucedió en Sopela  con aquel grupo de txistularis de Sopela. Muchos de vosotr@s nos conocéis desde hace años, porque hemos coincidido y participado juntos en innumerables actuaciones y celebraciones. Sois testigos directos de lo que, durante muchos años, ha sido nuestra realidad como txistularis, y conocedores de que nunca hemos permitido que el sonido del txistu se apagara en ningún lugar, tampoco en Sopela, puesto que allí donde hemos estado, hemos funcionado y nos hemos identificado como “txistularis de Sopela” a pesar de lo que algún@s publiciten.

 

Bisitak: 155
0
0
0
s2smodern

Webgune honek cookie-ak erabiltzen ditu zure nabigazioa errazteko, publizitatea erakusteko eta analisi estatistikoak egiteko. Nabigatzen jarraitzen baduzu, hauen erabilera onartzen duzula ulertuko dugu. Informazio gehiago nahi baduzu, kontsultatu