ABARO: un polémico proyecto de urbanización en Sopela

El proyecto de construcción de 500 viviendas en Abaro sigue adelante, pero se espera un gran número de alegaciones antes de su aprobación definitiva.

Alegaciones vecinales y de la oposición municipal

Por una parte un grupo de vecinos y vecinas esta recogiendo firmas apoyando la construcción de una rotonda de acceso directo a las viviendas de Abaro; mejoras en el cauce del rio Gobela evitando posibles inundaciones; peatonalización o preferencia a peatones en la zona del instituto; 3 pasarelas para peatones y bicicletas con ascensor uniendo Abaro con el resto del municipio; unión con el bidegorri Olabide-Ikastola, mas zona verde y 100% de VPO.

Por otra parte, el principal grupo de oposición municipal, EHBildu ya presentó en octubre, cuando se hizo la probación inicial, algunas alegaciones al proyecto del equipo de Gobierno (PNV y PSE) y alguna fue aceptada como unir Abaro con la trama urbana por medio de una pasarela. Las que en aquel momento fueron rechazadas ha sido nuevamente presentadas con mas concreción y alguna modificación como: la conexión con el centro urbano con rampas y ascensor en la zona del ambulatorio y en la calle Etxebarri; además de la única conexión rodada prevista por Enrique Urrutikoetxea, realizar otra por la calle Gobelondo; conexión por Gatzarriñe con Larrabasterra; bidegorri con conexión al actual de Enrique Urrutikoetxea; fomentar nuevos pequeños comercios del barrio no superando los 150m cuadraros de superficie; perspectiva de genero en aceras, puntos de iluminación, bajos etc.

Un proyecto de hace 22 que ya nació problemas

Este proyecto se contempla en las normas subsidiarias de Sopela del 1999 y “nació” con polémica ya que fue la única zona dictaminada como urbanizable de alta densidad con un gran número de viviendas en un terreno relativamente pequeño. La comparación con otras áreas (Bareño, Asu, Loiola, Zaldu…) en donde  se ha construido con baja densidad es obvia.

Un proyecto de hace 22 años con pros y contras

Por esta razón el proyecto no contó con el apoyo de los propietarios de los terrenos y estuvo paralizado hasta el 2013, año en que se dio la coincidencia de que en la consejería de vivienda estaba el PSE, en la alcaldía de Sopela EHBildu y se firmó un acuerdo a tres bandas entre Gobierno Vasco, Ayuntamiento y propietarios de terrenos: se acordó que casi 400 viviendas serían de VPO y que se cederían terrenos para la ampliación del instituto de Iberre.

Un proyecto con pros (gran número de VPO y ampliación del instituto) y contras (muchas nuevas viviendas, con el consiguiente aumento del tráfico y necesidad de nuevos servicios) que se desea mejorar con las alegaciones. (W.)

604 Ikustaldiak
Compartir: