Polideportivo municipal de Sopela: movilizaciones y gestión privada.

Muchos de los 42 trabajadores y trabajadoras del polideportivo de Sopela se encuentran en situación de ERTE parcial o total y están movilizándose por sus derechos laborales con el apoyo de los sindicatos ELA y LAB.

Los y las trabajadoras piden una jornada de 1.575 horas anuales; complementos salariales de 270 €/mes en el 2021 y de 405 €/mes en el 2022 y en adelante; subida salarial en el 2023 del 2% más el IPC; horas de asistencia al médico para situaciones personales y acompañar familiares de primer grado y seguridad de mantenimiento del sueldo en caso de cierre de las instalaciones.

Los servicios deportivos municipales en Sopela están gestionados por la empresa BE ONE, empresa “que prioriza los beneficios económicos a la calidad del servicio público con una gran precarización de las condiciones laborales”. Un ejemplo que citan los y las trabajadoras es que la empresa BE ONE no ha realizado cursillos ni actividades similares en época de pandemia por no ser rentables cuando en otros municipios si se han realizado.

Gestión del polideportivo

La gestión del polideportivo por parte de BE ONE tenía que haber finalizado en abril del 2020, pero el equipo de Gobierno del ayuntamiento sopelostarra (PNV) ha permitido que la concesión continúe en base a prorrogas gracias a la ley derivada del estado de alarma.

La fecha límite de estas prórrogas es el 31 de julio; por tanto, ahora, sí o sí, el PNV está  obligado a licitar el servicio y en abril ha presentado a la oposición municipal una propuesta de un nuevo pliego de licitación. Este pliego supone una licitación por 15 años con otros 5 de prórroga y por ese motivo fue rechazado en el pleno de abril por todos los partidos de la oposición municipal sopelostarra en un debate derivado de una moción no resolutiva “hipoteca a Sopela por 20 años, por 4 o 5 legislaturas, independientemente de quien logre la alcaldía o cambie la situación social”. La decisión definitiva se tomará en el pleno de mayo.

Por si fuera poco, en el pliego presentado por el PNV, no se incluyen las mejoras laborales solicitadas por los y las trabajadoras, pero si se deja en manos privadas la construcción de las nuevas instalaciones, de manera que el Ayuntamiento pierde el control sobre esas posibles nuevas instalaciones, dejando esta potestad en manos privadas sin control público.

Propuesta de la oposición

Antes del 31 de julio hay que dar una respuesta y EHBildu, Elkarrekin Podemos y DBTU, en bloque, han pedido que se presente un nuevo pliego de “corto plazo” lpara asegurar la prestación del servicio, la reincorporación de la plantilla en ERTE, la reactivación de cursillos y que deje de lado infraestructuras futuras. Este “corto plazo” además ofrece tiempo para estudiar alternativas más eficientes de gestión (entre ellas, la remunicipalización del servicio).

“En el pasado pleno de abril apoyamos las reivindicaciones de los y las trabajadoras, hemos instado a BE ONE a que reanude los cursillos y termine con el ERTE, como se ha hecho en otros municipios y pedimos además que se debatan las condiciones del servicio deportivo municipal de Sopela, bien mediante la inclusión de cláusulas sociales para asegurar las condiciones laborales, bien mediante un debate sobre las posibles inversiones a realizar y quién las tiene que financiar, bien mediante un análisis y debate sobre la posible remunicipalización del servicio” resumió la situación Unai del Burgo, portavoz de EHBildu.

173 Ikustaldiak
Compartir: