El ayuntamiento de Sopela plantea un contrato a 15-20 años de las instalaciones deportivas con una empresa privada

Noticia vs. Realidad.

Noticia: municipalización. El 3 de diciembre El Correo publicó que el Consistorio ponía encima de la mesa la opción de municipalizar el servicio del polideportivo y tomar así su gestión directa. Según El Correo Josu Landaluze, alcalde de Sopela dijo: “Antes del 10 de diciembre tendréis el borrador del pliego muy trabajado y los datos de la publificación, cuál sería la situación de los trabajadores y el coste económico que supondría para el Ayuntamiento”.

Realidad: 15-20 años de contrato con una empresa privada. La realidad es totalmente distinta. A finales del mes de Febrero el equipo de Gobierno presentó al resto de la corporación municipal los pliegos técnicos para sacar a licitación la gestión de las instalaciones deportivas de Sopela con una adjudicación a una empresa por 15 años más 5 de prórroga, es decir, comprometer las instalaciones deportivas con una empresa durante 15-20 años. A cambio de este compromiso, dicha empresa invertiría en Sopela en nuevas infraestructuras: en la actual zona de las pistas de pádel, se construiría un nuevo edificio complementario al de las piscinas con más salas para practicar deporte. Las pistas de padel se reubicarían en Urko y el edificio pequeño de Urko anexo al parking se utilizaría para oficinas y locales de grupos.

Hipoteca a futuro

Esta apuesta del Equipo de Gobierno se basa en criterios economicistas: a más tiempo de contrato, mas barato sale proporcionalmente el año y la empresa se responsabiliza de los futuros equipamientos; pero se le plantea una gran hipoteca a nuestro municipio: deportivamente, económicamente, socialmente y políticamente.

Deportivamente: Se proyecta ahora como se ampliarán las instalaciones deportivas, su diseño y que nuevos espacios se generarán en 20 años. Es un proyecto cerrado y  diseñado desde el actual equipo de gobierno, y que desarrollará la empresa adjudicataria del servicio.

Económicamente: La rotura de un contrato acarrea unas indemnizaciones económicas significativas a las que tendrá que hacer frente cualquier futura corporación y en el mejor de los casos esta partida tendrá que constar en presupuestos municipales por 15 o 20 años.

Socialmente: El equipo de Gobierno ha diseñado el plan sin participación de los y las vecinas. Contrasta con el reciente proceso llevado a cabo para definir el fututo de Zipiriñe, o el realizado el año pasado sobre las infraestructuras Culturales. Es curioso que esos dos proyectos fuesen condiciones de EHBildu para posibilitar los presupuestos de Sopela y el PNV se viese obligado a realizarlos… en el tema de las instalaciones deportivas, se plantea en diciembre la municipalización y una vez aprobados los presupuestos del 2021 se plantea la gestión por una empresa privada a 15-20 años.

Políticamente: Cualquier futuro equipo de Gobierno municipal tendrá que asumir este acuerdo, guste o no guste, funcione bien o mal: es un contrato como mínimo a 15 años que hay que respetar, y además de las consecuencias económicas citadas, la posible rotura unilateral de un contrato por parte de la corporación acarrea problemas legales serios.

Moción conjunta de EHBildu, Elkarrekin-Podemos y DB-TU

Los grupos municipales EHBildu, Elkarrekin-Podemos y DB-TU pretenden presentar una moción en el próximo pleno  para que en el plazo dos semanas se den pasos para iniciar el Expediente de Municipalización y que para el Pleno de Abril esté preparado dicho  documento. Añaden que estos grupos no tomaran en consideración la aprobación en Pleno de ningún pliego de licitación en tanto en cuanto no este acreditada la mayor eficiencia de la gestión indirecta para las instalaciones deportivas de Sopela. (W.)

1.072 Ikustaldiak
Compartir: