Concentración ante las dependencias de la policía municipal de Sopela

Denuncían “acoso” de la policía municipal

Muchos vecinos y vecinas de Sopela, la gran mayoría jóvenes, se han concentrado hoy (sábado 27 de febrero) delante de la comisaría de la policía municipal de Sopela a las 13:00 horas. Al final de la concentración se ha leído un comunicado denunciado el “acoso” de la policía municipal contra el movimiento político juvenil de Sopela.

Acoso: 3 identificaciones, un golpe, una detención y un juicio.

¿De verdad que algún policía municipal de Sopela está dispuesto a mandar a la cárcel a un joven de su pueblo por pegar carteles o no identificarse cuando lo ha hecho dos veces con anterioridad ?

En el breve plazo de un mes, la policía municipal de Sopela ha actuado varias veces contra jóvenes de la organización política ERNAI por poner carteles, pancartas o realizar un mural contra la tortura.

Según ha informado ERNAI, el día 8 de febrero, cuando dos jóvenes colocaban una pancarta de plástico en una barandilla denunciando la condena de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional a los jóvenes Galder Barbado y Aitor Zelaia, se personaron en el lugar unos agentes de la Policía Municipal solicitando su identificación y amenazando con llevarles detenidos a dependencias de la Policía Local si no se identificaban

Posteriormente, 12 de febrero, cuando un grupo de jóvenes de ERNAI pintaban siluetas en una pared de Sopela con motivo del día contra la tortura, un policía municipal inmovilizó contra la pared a un joven de 18 años provocándole un fuerte golpe en la cabeza. El joven sufrió mareos y una ambulancia tuvo que desplazarse para atender al joven, tras lo cual fue identificado por la policía local

El día 23 de febrero, varios agentes volvieron a pedir la identificación de tres jóvenes que ponían carteles. Dos se identificaron, pero el tercero se negó porque ya era de “sobra conocido, la tercera vez en 15 días que lo identificaban”. Los gentes lo pusieron contra la pared y lo llevaron a comisaría esposado y lo denunciaron ante el juzgado de Getxo por “desobediencia  grave”.

La policía municipal pide pena de prisión; el juzgado lo archiva

El delito de “desobediencia  grave” castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses. A pesar esta denuncia de la policía municipal, el juzgado de Getxo ha archivado el caso, ya que hasta el mismo fiscal no observo ninguna actitud punible del joven sopeloztarra. El juez a petición de fiscalía lo archiva y  nos preguntamos ¿De verdad que un policía municipal de Sopela está dispuesto a mandar a la cárcel a un joven de su pueblo por pegar carteles o no darle el carnet cuando ya lo ha identificado otras veces en 15 días? (W.)

720 Ikustaldiak
Compartir: