Buena voluntad Vs propaganda 

Zipiriñe da comienzo a un nuevo curso escolar con unas carpas instaladas en el patio. Podemos aceptar, que “se ha actuado con buena voluntad” para intentar dar una solución a los problemas de escolarización de este curso marcado por la crisis sanitaria del Covid-19. 

Se acepta “la buena voluntad”; pero intentar hacer propaganda y ocultar los problemas de fondo es inaceptable: “el Ayuntamiento de Sopela ha invertido… en la instalación de las carpas que garantizan la escolarización presencial de la infancia y adolescencia y su seguridad. ¡¡¡Tenemos que leer que «una carpa garantiza la escolarización presencial y la seguridad«!!!

Educación presencial segura 

Siendo conscientes que la seguridad total no existe, todos, absolutamente todas, apostamos por la educación presencial: por una educación presencial segura; pero esa presencia segura se ha de basar en medidas serias, de calado, no en “buena voluntad” y la gestión del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, del mismo partido político que Gobierna en Sopela, ha sido nefasta e irresponsable y no hay carpa que pueda «tapar» esa mala gestión. 

No se han tomado medidas de calado… 

  • Sin partidas presupuestarias extraordinarias para disminuir los ratios de alumnos-as por aula.
  • Sin aumento de plantillas, ni profesores-as, ni monitores en los comedores, autobuses… ni personal auxiliar.
  • No se han modificado en profundidad los horarios (jornada continua). 
  • No se han planteado adecuaciones del curriculum. 
  • No se han realizado pruebas serológicas al personal educativo 
  • El responsable “Covid” en los centros escolares es personal educativo, no un sanitario.

Las medidas tomadas: tarde, conocidas de antemano, inconcretas y sin contrastar

  • El 26 de agosto se le solicita a los ayuntamientos que informen de espacios públicos para garantizar la escolarización presencial. Carpas es lo único que se puede ofrecer en Sopela… ¿biblioteca? ¿Aulas de Kurtzio?
  • El 27 de agosto el Gobierno Vasco pública un protocolo que habla de distanciamiento social, de mascarilla, de lavado de manos… ¡eso se sabía desde hace meses! 
  • El 27 de agosto se habla de la contratación de 1.000 profesores-as… ¿Cuándo?… “Se irán viendo las necesidades”… o sea… a posteriori, cuando surjan los problemas y cuando los centros tengan la planificación hecha. 
  • Nos hablan de “grupos burbujas”… ¿Quién garantiza esas burbujas?
  • No se ha hablado con las asociaciones de padres y madres, ni con los sindicatos del sector, ni con los representantes de los y las estudiantes 

Mientras no se tomen medidas que tiendan a reducir los grupos, crear más espacios educativos, con más personal (profesores-as, monitores…) y menos alumnos-as por aula; el resto de medidas que se están tomando en los centros con buena voluntad, son parches… y la buena voluntad de padres, madres, profesores-as, e incluso de algunos ayuntamientos (no todos), no pueden ocultar la pésima gestión e improvisación del departamento de educación. 

Un nuevo centro educativo en Sopela 

En este momento hay que buscar soluciones rápidas, pero eso no puede ocultar las necesidades educativas de Sopela. Antes de la pandemia, discutíamos si Sopela necesitaba un nuevo centro educativo en la zona de Loroño o ampliar el actual. La respuesta ahora es nítida: Sopela necesita un nuevo centro escolar. No se pueden “meter” más niños-as en el actual Zipiriñe convirtiéndolo en un macrocentro. 

Guillermo Vío (Willy) EHBilduko zinegotzi ohia Sopelan

345 Ikustaldiak
Compartir: