Gazteleku?

Kategoria gurasoa: Zuk esan Kategoria: Aste on Noiz sortua: Asteartea, 14 Abendua 2010 Argitaratua: Asteartea, 14 Abendua 2010
View Comments

Para quienes como dice Silvio Rodríguez en una canción, “entre drama y comedia ya hemos pasado la edad media”, suele ser recomendable que a la hora de afrontar cuestiones como la del protagonismo de la juventud echemos la vista atrás y nos pongamos en situación. Parece fácil pero muchas veces no lo es.

Si cuando teníamos 17 años nos dicen que para gestionar nuestro tiempo libre, nuestras iniciativas, nuestras ideas y nuestras aspiraciones de transformar el mundo empezando por el día a día de nuestra cuadrilla, nuestro barrio o nuestro pueblo, nos iban a poner a un o una “dinamizadora” que iba a cortar el bacalao y que iba a estar dirigiendo el tráfico de nuestras ideas, simplemente nos hubiese dado la risa.

Si además nos hubieran dicho que para formar parte del lugar de reunión en el que íbamos a desarrollar todas nuestras ganas de hacer y surgir cosas, debíamos tener menos de 18 años, no tengo duda de que se nos hubiese quedado una cara de alucinados impresionante.

Y esta es precisamente la filosofía que parece imperar en la supuesta puesta en marcha del Gazteleku en la Casa de Cultura de Kurtzio. A nadie se le debería escapar que cuando la juventud de Sopela ha reivindicado durante décadas un Gaztetxe autogestionado no estaba pidiendo “una dinamización técnica” que les de las cosas hechas como a las truchas de piscifactoría.

La juventud más activa y dinámica de Sopela no solamente ha reivindicado, sino que ha hecho realidad uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco Gaztetxes hasta la fecha. En todos ellos limpiaron y rescataron de la suciedad y el olvido institucional locales que llenaron de color y vida, sin ningún problema para terceros. Las fotos de los locales de Igeltsera son testigo de ello y han dejado para la historia colectiva de Sopela una bella lección de lo hermoso que puede ser hacer realidad aquello de que querer es poder. Pero los diferentes gobiernos del PNV lo boicotearon todo, con violencia y prepotencia, sin aprender nada de todas estas lecciones de jóvenes de 15, 17, 19, 21, 23 y más años. El molino de Seke es una nueva oportunidad para aprender de estas nuevas generaciones.

Desde luego, nadie va a negar que una colaboración y buen entendimiento entre Ayuntamiento y juventud emprendedora sería, además de altamente deseable, totalmente necesaria. Está claro que además, cada parte debería entender y asumir las necesidades legales y vitales de cada cual. Pero lo que no se puede ignorar es que un proyecto juvenil para el que se pretenda el éxito, no puede rechazar que los jóvenes deben tener protagonismo, autoridad y responsabilidad en su desarrollo y dinámica.

Es fácil de entender y de conseguir. El primer paso es recordar cuando éramos más jóvenes y que necesidad de libertad y autogestión teníamos. Es fácil, siempre y cuando en algún momento de nuestras vidas hayamos sido realmente jóvenes. ¿Los y las responsables políticas del Ayuntamiento de Sopela lo han sido alguna vez? Seguro que si, pero se les ha olvidado. Una pena.

Bisitak: 1946
0
0
0
s2smodern
powered by social2s
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Webgune honek cookie-ak erabiltzen ditu zure nabigazioa errazteko, publizitatea erakusteko eta analisi estatistikoak egiteko. Nabigatzen jarraitzen baduzu, hauen erabilera onartzen duzula ulertuko dugu. Informazio gehiago nahi baduzu, kontsultatu